Violencia

La conquista de los derechos humanos de las mujeres, de todos los derechos políticos, sociales, económicos, culturales, sexuales y reproductivos son luchas largas y arduas que se dan en el cotidiano. Hemos avanzado en estas luchas, pero hay muchas dificultades en la implementación de programas y proyectos destinados a la equidad de género y la búsqueda de una vida sin violencias.

Las violencias –en todas sus formas- representan un campo de batalla que tiene muchos frentes, que ha ido cambiando sus expresiones con el tiempo y de las que ahora nos animamos a hablar más, pero que parten de una misma base: la desigualdad de género. Las mujeres seguimos encontrandonós con estructuras de relaciones y modelos de desarrollo que son violentos, y que nos ubican en un lugar de inferioridad respecto de los hombres. Representa un gran desafío poder visibilizarlas, y actuar en conjunto para poder ir definiendo nuevas formas más amorosas y saludables de vincularnos y crear en este mundo.

En la Región del Gran Chaco Americano existen muchos problemas a lo largo de todo el territorio que nos preocupan de sobremanera. La desigualdad en el acceso a la titularidad de la tierra, el reconocimiento de las mujeres como principal sostén de la economía familiar, violencia de género con dificultades de atención por falta de profesionales o funcionarios públicos cómplices, la ausencia de personal especializado para atender urgencias y la desigualdad en el acceso a la educación, entre otros.

Ni una menos. BASTA de violencia contra las mujeres.